Entrada

Nuevo álbum

Retrato

Paño de lágrimas

Correo

Aleida y la prensa

Chat de prueba

[ NUEVA ENTREVISTA ]

Aleida, una mujer muy aterrizada
A partir de este domingo, Aleida saldrá en El Colombiano.
Nos contó sobre su profesión, el sexo y los hombres.
Dice que se acerca a los 40 con tranquilidad
.


[Publicada en el diario ‘El Colombiano’ de Medellín, el domingo 17 de marzo de 2002]

Por Luz Estella Betancurt B.
Bogotá


No están ni tibios los que quieren encasillar a Aleida como una vieja frígida, resentida, liberada y, menos, feminista. Ni siquiera odia a los tipos. Lo que pasa es que ha tenido unos (como un tal Felipe...), pero quién quita que se consiga uno que sirva para algo.

En la historia oficial de Aleida dice que su nombre viene del griego Alea, similar de Atenea (diosa del pensamiento y las artes). Pero no nos hablemos mentiras: aunque sea menos interesante, Aleida se llamaba una señora propietaria de un salón de belleza en Armenia, vecina de los Flórez, familia de Vladimir, Vladdo, papá de Aleida, y a él le quedó sonando. Bueno, de todos modos es mejor que Mélida, el otro apelativo que le pensaba poner, y más digerible en otros idiomas.

¿Por qué el personaje nació mujer? Porque Vladdo se mantiene cansado de dibujar tantos tipos (los que gobiernan el país, los que acaban con el país...) y quería un personaje atemporal, que hablara del amor, de las relaciones de pareja, de la vida. Y antes de que lo duden, el de Aleida fue un parto difícil, de cinco años, porque no es fácil hablar como mujer siendo hombre y ser creíble (que no parezca un travesti).

Después de tres años de vida “artística” (ha salido en revistas, libros, agenda y calendario), Aleida firmó contrato con EL COLOMBIANO y tiene todas sus esperanzas puestas en varios proyectos en República Dominicana, España y... porque Vladdo dice que éste tiene que ser el año de Aleida.



Querida Aleida, ahora que vas a empezar a salir los domingos en EL COLOMBIANO, ¿no te preocupa ser todos los lunes un periódico de ayer?
"Claro que no. Lo importante es que nunca dejaré de ser una mujer de hoy".

¿Qué es más interesante: ser una vieja virtual o de papel?
"Para un personaje de tira cómica, como yo, es más importante ser de papel: ése es el comienzo de todo".

¿Cómo piensas conquistarte a los hombres paisas, con esa fama de machistas que tienen?
"Los hombres son todo lo machistas que uno les permita; independientemente de que sean paisas, costeños o rolos...".

¿Qué tan tonta hay que parecerles a los tipos para que no se asusten?
"Eso depende del nivel de estupidez del tipo...".

¿Qué no le perdona un hombre a una mujer?
"Que no dependa de él".

¿Cómo es eso de que tu estado civil es disponible?
"Es una manera de definir mi recuperación de la soltería".

Hablando de todo un poco, ¿Cómo fuiste capaz de llevar a tu cama, ¡ y al altar!, a un tipo tan machista como Felipe?
"Es que lo vine a conocer después de muchos años de vivir juntos".

¿No te da miedo hablar mal del matrimonio a toda hora, sabiendo que lo volverías a cometer?
"Lo malo del matrimonio no es el qué, si no el ‘con quién’ ".

¿Tendrías un romance con el esposo de una amiga?
"Por supuesto que no".

¿Fidelidad es sinónimo de pendejada?
"Depende del pendejo al que uno le sea fiel. No, mentiras; era una broma. La fidelidad es un seguro de vida físico y de tranquilidad emocional".

¿Te quedarías el resto de la vida con un mal amante con tal de que sea buena persona y no te ponga los cachos?
"Quizás sí. Debe ser más fácil que un hombre aprenda a ser buen amante que a ser buen tipo".

¿Qué otra cosa, fuera del sexo, te desvela?
"El café".

¿Encontraste tu punto G?
"Yo no hablo de mis cosas íntimas en las entrevistas".

Siempre les preguntas cosas a tus seguidores. ¿Te estás ahorrando lo de la psicóloga con ellos?
"No, los amigos (o los seguidores) no reemplazan a la psicóloga sino que la complementan".

Siendo tan indecisa, ¿con qué cara te crees ‘paño de lágrimas’ en tu página web?
"Ese ‘paño de lágrimas’ es sólo un espacio para que las mujeres puedan desahogarse, pero yo no doy consejos, ni cosas por el estilo. A duras penas puedo con los míos".

¿Qué cargas en tu cartera?
"Lo normal: la billetera, algo de maquillaje, un MP3 player, la agenda digital, un chip extra de memoria, etc...

¿Con quién te encantaría perderte en una isla solitaria y a quien tirarías a los tiburones?
"Para la isla, Miguel Bosé, indudablemente. Para los tiburones hay más de un candidato por ahí".

¿Cuándo estás con el ‘apellido en la cabeza’ lees a Aleida y le crees?
"Sí, porque siempre me ha parecido una mujer muy aterrizada".